Rubio, ojos azules y musculoso: el cura de 35 años que practica crossfit y le gusta a las mujeres

Patricia Zorzenon

02 Noviembre 2022

Rubio, ojos azules y musculoso: el cura de 35 años que practica crossfit y le gusta a las mujeres
Advertisement

Ahora son cada vez más las personas que empiezan a acercarse al deporte con el crossfit, una disciplina motriz muy variada y extrema, que pone a prueba a todos los músculos del cuerpo. Quienes lo practican son hombres y mujeres, con una predilección masculina dado que la actividad fortalece los músculos y también a nivel estético los resultados parecen ser bastante evidentes. Las mujeres, se sabe, prefieren evitar estimular demasiado algunas zonas, como las pantorrillas o las piernas, para evitar engordar demasiado. En definitiva, si bien es una práctica muy difundida, quizás nunca se hubieran esperado que quien la practique sea incluso...¡un cura! El protagonista de esta historia no es, de hecho, el párroco que encontramos habitualmente en la iglesia local todos los domingos.

via Instagram / crossfitpriest

Advertisement

Oskar Arngarden es un cura sueco de 35 años, que comenzó su camino espiritual a los 27 años. Que no se trate del clásico cura de la parroquia del barrio se entiende ya a simple vista: alto, rubio, ojos azules, tatuado y musculoso. Más que un cura, Oscar se parece a un modelo o algún deportista de renombre internacional. En realidad, Oscar es un cura luterano de la Iglesia de Suecia, pero también un apasionado del crossfit, motivo por el cual tiene una cuenta de Instagram en donde comparte sus sesiones de entrenamiento intensas, haciéndose ver incluso sin camiseta.

Instagram / crossfitpriest

En las redes sociales, sin embargo, Oskar no renunca a divulgar la palabra de Dios: "Qué importante es escucharnos y tomarnos tiempo para uno mismo y para los demás: las relaciones son realmente las que nos hacen ricos", se lee, por ejemplo, en el pie debajo de una selfie en ropa religiosa. "Mi relación con Dios se basa en la oración, por esto valoro las palabras como 'gracias', 'disculpas' y 'ayuda'. Estas tres palabras me hacen consciente de lo que le hace bien a mi vida y me enseña a luchar todos los días" escribió debajo de otra foto.

Advertisement

Instagram / crossfitpriest

No hace falta decir que sus fotos en Instagram son muy apreciadas sobre todo por el público femenino y que todas permanecen incrédulas cuando descubren que Oskar es un hombre de iglesia. Si bien tiene diversos tatuajes en los brazos, también esos son algunos de carácter religioso. Su página de Instagram cuenta con casi 30.000 seguidores y eso demuestra lo fuerte que es la curiosidad de ciertas personas. Oskar no renunciará de Difundir la Palabra, entre una sentadilla y un levantamiento de pesas, con la esperanza de hacer que el mundo sea un poco mejor.

Advertisement