Novia corre riesgo de ser multada por el atelier donde compra el vestido: "si no adelgazas, pagarás más"

Patricia Zorzenon

25 Octubre 2022

Novia corre riesgo de ser multada por el atelier donde compra el vestido:
Advertisement

En toda boda, es la novia la que más se destaca, lo sabemos bien. No es una cuestión de mayor o menor importancia con respecto al novio, pero es normal que suceda y solo pensemos en el vestido que usa y lo principesco que puede quedar y encantar tanto a los invitados como a los desconocidos por la calle. La elección del vestido, sin embargo, no siempre es fácil y hay muchas mujeres a las que les lleva mucho tiempo encontrar el adecuado. Pasando de un negocio a otro, antes de usar el definitivo y sentirse a gusto envuelta en la blanca y elegante tela.

Lo mismo que habrá sentido la mujer de la cual queremos hablarles, lástima que todo estuvo acompañado por el riesgo de ser multada por su físico. Les contamos mejor.

via Mumsnet

Advertisement

Pexels - Not the actual photo

La historia fue contada por una amiga de la novia en el sitio Mumsnet. En una publicación contó de la petición, a sus ojos absurdo, que llevó adelante el personal del negocio. "Mi amiga encargó un vestido realmente caro. Esta semana fue para una prueba y le han dicho que para adaptarlo a su talla, tendría que pagar un precio más alto: unos 500 dólares más con respecto al original". El motivo, según se desprende de las palabras de su amiga, radica en la talla que lleva la mujer.

La futura esposa había elegido un modelo que, lamentablemente, no le sentaba a la perfección, pero se sabe, cuando uno va a un atelier y se paga un precio bastante elevado por la compra de un vestido, es normal que se tengan que hacer modificaciones para adaptarlo a quién lo llevará puesto. Todo esto, por cierto, no debería tener gastos extra, pero el negocio en cuestión no era así.

Sin embargo, lo que dejó aún más sorprendidas a las dos mujeres, ha sido la siguiente propuesta: para no pagar, la novia tendría que comprometerse a bajar de peso hasta entrar en el vestido tal como estaba, en caso contrario y para arreglarlo a su talla, se sumaría un recargo.

Pexels - Not the actual photo

"La prueba definitiva se establece 4 meses antes de la fecha de la boda -escribe la amiga- ¿Es normal todo eso? Para mí no".

Obviamente los usuarios del sitio no se ahorraron los comentarios y se dividieron con respecto a la solicitud y si era correcta o no. Muchos estaban de acuerdo con la amiga de la novia y confesaron que era algo inaceptable, mientras que para otros no ha sido así. Hay quienes explicaron que trabajaron en negocios similares y han dado a conocer los motivos por los cuales se decide aplicar tal política con respecto a las tallas y a las modificaciones que hay que hacer.

¿Tú cómo hubieras reaccionado ante tal petición?

 

Advertisement