"Se burlaban de mí por la mancha blanca en mi rostro y me sentía diferente: con el tiempo la he aceptado"

Patricia Zorzenon

01 Noviembre 2022

Advertisement

Estar seguros de la propia apariencia física es muy importante, especialmente cuando uno es joven, pero hay veces que hay condiciones que hacen a una persona especial, fuera de lo común, pero lamentablemente muchas veces la misma persona tiende a sentirse defectuosa debido a los estándares de belleza encaminados a la perfección que nuestra sociedad sigue ofreciendo.

James McLeod, de 40 años, habló de su difícil pasado de niño y de lo que hizo para superar sus miedos. Todo comenzó cuando, a los 18 meses, le apareció una mancha blanca en su rostro.

via YouTube - Truly

Advertisement

Preocupada, la madre lo llevó al médico para ver de qué se trataba: le diagnosticaron vitíligo, una condición que hace que algunas partes de la piel se vuelvan blancas debido a la falta de pigmentación. Con el paso del tiempo, la mancha en el rostro de James creció hasta cubrir la mitad de su rostro. De pequeño no se daba cuenta demasiado, pero creciendo se dio cuenta que era diferente a los demás niños.

Dado que la madre de James nunca lo había tratado diferente debido a su apariencia física, él pensaba que era como los demás hasta que la gente comenzó a hacerle notar lo diferente que era su piel. "Me sentía diferente", confesó McLeod. Se sentía fuera de lugar cuando los compañeros de la escuela lo excluian de las actividades debido a la mancha blanca en su rostro. "Mi madre me tranquilizaba siempre diciendo que no había nada malo en mí", recordó McLeod.

Sin embargo, el comportamiento de los compañeros le había hecho creer que no tenía una buena apariencia, tanto que tenía miedo de mirar su reflejo. Un día McLeod, decidió cambiar de vida: tenía tan solo 7 años. Se miró al espejo y se dio a sí mismo "el sello de aprobación".

De repente, comenzó a sentirse bien con él mismo. Se sentía seguro de su piel, una sensación que nunca había sentido antes. En ese momento no se imaginaba que miles de personas comenzarían a seguirlo. Después de ese día, fue a la escuela y saludó siempre a los compañeros con una sonrisa, que los dejó confundidos. Al notar su serenidad, comenzaron a tratarlo con respeto.

Advertisement

thatvitiligoguy/Instagram

Creciendo, James se dio cuenta que no había representación para las personas con vitíligo, entonces decidió hacer algo. Un día creó un perfil de Instagram llamado "that-vitiligo-guy" y comenzó a expresar sus pensamientos. En ese momento no se imaginaba que miles de personas comenzarían a seguirlo. Subía los videos para difundir positividad y la gente amaba su contenido. Acudió incluso en varias escuelas e inspiró a los alumnos a aceptar su propia identidad y a ser amables los unos con los otros.

Un cambio muy importante el de él que, esperamos, que pueda ser realmente un ejemplo para muchas otras personas y un estímulo para gustarse sin temer en el prejuicio de los demás.

Advertisement