Un oso gigante entra en el jardín de una mujer y se refresca en una piscina para niños: el video es emocionante

por Patricia Zorzenon

07 Septiembre 2020

Un oso gigante entra en el jardín de una mujer y se refresca en una piscina para niños: el video es emocionante
Advertisement

Con la llegada de la urbanización se ha creado una clara línea divisoria entre la ciudad y el hábitat natural. Ver animales salvajes superar estos límites era, hace un tiempo, un evento extremadamente raro. La mayor parte de estos animales, de hecho, tendían a evitar el ruido de los centros habitados, percibiéndolo como una clara señal de peligro. Sin embargo, con el paso del tiempo, los seres humanos han invadido muchos espacios vírgenes y diferentes especies de animales se han adaptado entonces a estos eventos, convirtiéndose siempre menos tímidas y a veces, hasta más agresivas.

via CNN

Advertisement
Facebook / Regina Keller

Facebook / Regina Keller

Se trata de un proceso espontáneo de adaptación de los que son testigos muchos videos presentes en las redes sociales, en donde ciervos, jabalíes, lobos y otras especies salvajes, entran en los centros histórigos de muchas ciudades. Una de estas es Fort Valley, en Virginia, donde vive Regina Keller. Su casa limita con la George Washington and Jefferson National Forests, una gran área de bosque protegida, donde viven numerosos animales salvajes. Debido a estas cercanías, la mujer está acostumbrada a "visitas inesperadas" por parte de algunos habitantes de la reserva y no se sorprende demasiado frente a algunos encuentros curiosos.

Advertisement

We definitely need a bigger pool!

Pubblicato da Regina Keller su Domenica 19 luglio 2020

Sin embargo, el 19 de julio de 2020 presenció la llegada de algo muy particular: ¡un enorme oso negro deambulaba en su jardín! El gran mamífero miró alrededor por un poco, hasta que vió una atractiva piscina para niños. Una vez cerca, probó la temperatura del agua con la pata y al final se sumergió en ella. Permaneció "empapado" por una hora, disfrutando del frescor de su "jacuzzi" personal. Ciertamente ha sido un verdadero alivio para el calor del verano.

Regina afortunadamente logró acercarse bastante para grabar toda la escena. El oso luego se fue apenas sintió el ruido de un auto en la entrada de la casa: se trataba de los nietos de la mujer que habían venido a visitar a la tía que por lo general "está siempre sola"; esta vez, sin embargo, ¡alguien les ganó a tiempo!

Advertisement