Aceite de laurel hecho en casa: un concentrado de vitaminas y bienestar, para saborear cualquier plato

por Patricia Zorzenon

01 Febrero 2020

Aceite de laurel hecho en casa: un concentrado de vitaminas y bienestar, para saborear cualquier plato
Advertisement

El laurel es una planta aromática utilizada sobre todo en la cocina para aromatizar los platos, pero sus hojas poseen también numerosas propiedades beneficiosas para nuestro organismo. Las hojas frescas de laurel son una importante fuente de vitamina C, uno de los más potentes antioxidantes naturales en grado de contrastar las acciones de los radicales libres, además de tener propiedades antisépticas, digestivas y antivirales. El laurel es también una buena fuente de ácido fólico y vitamina A, fundamental para la salud de la vista y de la piel; las vitaminas del grupo B contenidas en él, en cambio, ayudan a regular el metabolismo.

Para aprovechar los beneficios del laurel, pueden usar, por ejemplo, el aceite de laurel, útil ya sea en la cocina para saborizar la comida o también para hacer masajes en las piernas y espalda.

Advertisement
Flickr / Marco Verch

Flickr / Marco Verch

Para realizar el aceite de laurel será necesario, primero de todo, conseguir hojas de esta planta. Elegirlas con cuidado, evitando aquellas demasiado verdes y prefiriendo las más maduras, de color tendiente al marroncito porque son estas últimas a contener el aceite. Una vez que se han procurado las hojas de laurel, procedan en este modo: laven cuidadosamente las hojas, busquen de eliminar cada posible residuo. Evitar de elegir aquellas hojas rizadas de color verde claro o amarillentas, porque podrían haber sido afectadas por un insecto, descartenla de inmediato.

Después de haberlas lavado, sequenlas bien, evitando en este modo de dejar humedad en vuestro futuro aceite de laurel. Como proporción, les aconsejamos de utilizar 4-5 hojas de laurel para 250 ml de aceite extravirgen de oliva.

Advertisement
Aceite de laurel hecho en casa: un concentrado de vitaminas y bienestar, para saborear cualquier plato - 2

Una vez preparadas las hojas, tomar un contenedor o frasco opaco, preferiblemente oscuro, en modo tal que la luz no pueda traspasarlo. Pero evitar los contenedores metálicos que podrían alterar el sabor del aceite. Estén atentos a no exponer vuestro aceite a fuentes de calor, porque podría alterarse o ponerse rancio. Disponer las hojas de laurel en el fondo del frasco y poner el aceite necesario y cubrirlo del todo. Dejar macerar todo por 15-20 días, teniendo cuidado de agitar el contenido del frasco de tanto en tanto. Una vez transcurrido este lapso de tiempo, podrán utilizar vuestro aceite de inmediato, para condimentar carnes o ensaladas.

Advertisement