"Esperábamos 2 gemelas, pero no podíamos mantener a las dos": pareja renuncia a una de sus hijas

Patricia Zorzenon

10 Noviembre 2022

Advertisement

Tener un hijo es el sueño de muchas personas, pero cuando se comienza a planificar de alargar la familia, se necesita pensar también en el aspecto económico. Esto, de hecho, no debe ser absolutamente subestimado porque los niños tienen muchísimas necesidades y es indispensable que no les falte nunca nada.

Hay padres que deciden postergar para un mejor momento y otros que, por el contrario, llevan adelante la decisión, confiados en el futuro que los espera. Otros, en cambio, aunque no quieran, se encuentran en la situación y la deben afrontar de cualquier forma posible. Algo que le sucedió a la pareja protagonista de esta historia.

via Hungary Postsen

Advertisement

Dawn Voris es una mujer de 60 años de Indiana que contó cuando ella y su esposo Clint With descubrieron que esperaban 2 gemelas. Si, por un lado, esto los hacía felices, por el otro eran conscientes de que no serían capaces, desde el punto de vista ecónomico, criar a ambas. Esto, obviamente, los puso en apuros y al tener que decidir su futuro, le escondieron a todos, padres incluidos, que las pequeñas que estaban por venir eran dos.

La mujer contó que han reflexionado largamente sobre la situación, pero lamentablemente se dieron cuenta de que les sería imposible para ellos soportar esa carga. "Nuestros trabajos estaban en riesgo -contó la mujer- y nuestras familias ya nos estaban ayudando mucho. Hemos apenas logrado de salir de esa difícil situación". Motivo por el cual, con gran pesar, acudieron a una estructura que se ocupaba de adopciones y decidieron que una de las dos niñas sería dada en acogida a otra familia.

"Las sentía crecer dentro mio y mi amor aumentaba cada día más, pero sabía que no podía tener a las dos -confesó la mujer- Quería que vivieran felices y la única manera era renunciar a una de ellas. ¿Pero a cuál? Era una decisión difícil, sin embargo había que hacerla. Entonces decidimos que la segunda que naciera sería dada en adopción".

Cuando las pequeñas Mikayla y Becky nacieron, la mujer contó que sostuvo por pocos instantes la mano de la bebé de la cual se separaría. La situación no ha sido para nada fácil de afrontar, incluso en los meses posteriores al parto y durante el crecimiento de su hija. El pensamiento, lamentablemente, siempre fue para Becky que no estaba y la tristeza continuaba en el camino.

Mantener un secreto como este, además, no ayudó a la pareja, sobre todo cuando, al crecer, Mikayla comenzó a pedir un hermanito. "Habíamos renunciado a nuestra hija -continuó Dawn- ni siquiera podíamos pensar lejanamente en trar al mundo a otro niño". Luego de 20 años, sin embargo, sucedió algo increíble.

La asociación que se había ocupado de la adopción de Becky, contactó a la pareja y les dijo que la chica había pedido de conocerlos y así fue. El miedo de ese momento era mucho tanto para Dawn como para su esposo, pero, más allá de cualquier expectativa, el encuentro salió muy bien y durante algún tiempo el vínculo entre ellos se estabilizó. La positividad de la situación ha sido tal que la mujer finalmente decidió hablarle a Mikayla de su hermana.

Advertisement

Pxhere - Not the actual photo

La joven quedó profundamente afectada por la situación, según lo que contó su madre y pidió conocer a su gemela. Pensar que había deseado por tanto tiempo una hermana y descubrir que siempre tuvo una, no hizo más que alegrar a Mikayla. El momento del encuentro ha sido un triunfo de felicidad, lástima que duró poco. Durante algún tiempo, de hecho, Becky decidió cerrar nuevamente las relaciones con la familia de origen y Dawn no pudo ver más a sus dos hijas juntas.

Solo esperamos que el futuro pueda reservarle aún algunas sorpresas y que Becky, tarde o temprano, pueda regresar a reunirse con ellos.

Advertisement