Conductor de autobús escolar sigue su instinto y pone a salvo a 30 niños de un terrible accidente automovilístico

Patricia Zorzenon

11 Noviembre 2021

Conductor de autobús escolar sigue su instinto y pone a salvo a 30 niños de un terrible accidente automovilístico
Advertisement

Un héroe no es aquel que con poderes sobrenaturales, una capa y unas calzas hace el bien a las personas en problemas al luchar contra el crimen de una vez por todas; estos imaginarios individuos se los dejamos al mundo de los cómics. Creemos que un héroe es aquel que, en situaciones de emergencia de gran dificultad, es capaz de poner en práctica actos de generosidad, empatía, solidaridad y gran valentía de la manera más inesperada. Los héroes de todos los días son aquellos que viven su propia vida como personas comunes, pero que tienen dentro suyo un corazón y un temperamento enorme...

via News 4

Advertisement

Wikimedia/Not The Actual Photo

Hoy queremos contarles la historia de Dustin Anders, un padre de familia que desde hace cuatro años hasta ahora, como segundo trabajo, acompaña todas las mañanas a los pequeños alumnos de la escuela primaria de su ciudad como conductor del autobús escolar. Un trabajo digno y muy honorable, que enorgullece especialmente a este hombre por lo que logra hacer por estos niños, el verdadero futuro de la sociedad.

El 27 de octubre del 2021, mientras Dustin estaba conduciendo su autobús escolar con 30 niños a bordo, algo salió mal y el medio de transporte parecía no querer seguir adelante; por suerte Dustin tuvo la rapidez de detenerlo a un lado de la calle, lejos de la interestatal con mucho tráfico a las horas de la tarde...

Dustin Anders no sabía que detener al costado de la carretera concurrida el autobús y haciendo bajar a cada alumno del medio de transporte público les salvaría la vida. De hecho, después de algunos minutos que él y los niños esperaban que sus padres vinieran a buscarlos, un vehículo de 18 ruedas que iba demasiado rápido por la calle, evidentemente no vio que el autobús escolar estaba averiado al costado de la interestatal, y lo chocó por detrás severamente; por suerte tanto el conductor como todos lo niños estaban fuera de peligro y ya lejos del desafortunado autobús.

Todo gracias al instinto de Dustin Anders, que tuvo la previsión de estacionar el autobús escolar al costado de la carretera concurrida, puso a salvo a todos los 30 pequeños pasajeros que estaban regresando de la escuela y evitó que el altercado con el camión de 18 ruedas provocara daños y pusiera en riesgo la vida de los niños.

Advertisement

Los padres ahora lo llaman héroe, pero Dustin no se siente en absoluto una persona especial, solamente una que hizo simplemente lo que tenía que hacer: "No me llamen héroe, mi trabajo es simplemente cuidar a los niños".

Es un hecho que este valiente conductor del autobús escolar hizo lo correcto, actuó instintivamente y potencialmente salvó a 30 niños: ¿les parece poco?

Advertisement