Estoy aprendiendo que no debo por fuerza reaccionar siempre a todo aquello que me hace mal - MiraQueVideo.com
x
Navegando en esta pagina, aceptas el modo con el cual usamos los cookies para mejorar tu experiencia. para más informaciones Ok
x
Estoy aprendiendo que no debo por fuerza…
Jarabe de miel y cebolla: un remedio casero eficaz contra la tos Esta anciana estaba asustada del Pitbull del vecino, pero cuando ha caído en su casa el perro le ha salvado la vida

Estoy aprendiendo que no debo por fuerza reaccionar siempre a todo aquello que me hace mal

Por Patricia Zorzenon
1.437
Advertisement

A veces, cuando una persona nos trata mal o cuando sufrimos ofensas que nos hieren en lo profundo, nos vienen ganas de intercambiar aquellas maldades, reaccionando, aunque por impulso, a quien ha causado tanto dolor. En realidad, se trata de una reacción absolutamente normal, para muchas formas humanas, pero seguro no siempre útil como objetivo de una tranquilidad real.

La "satisfacción" que podemos probar reaccionando o en algún modo, emparejando las cuentas, es de hecho solo un bienestar momentáneo, un gasto de energía que al final no logra hacernos madurar de verdad.

imagen: Pexels

Ser maduros, de hecho, significa incluso no reaccionar por fuerza a todo aquello que nos da fastidio, no dar patadas a cada piedra que se nos pone adelante y que obstaculiza nuestro camino, pero aprender incluso cuando sea posible, a evitar los problemas, mostrando al mundo que estamos en grado de ser más elevados de quién nos ha hecho mal.

Buscar a cualquier costo de "vencer" sobre alguno es en definitiva, una pérdida de tiempo y cansancio, que al final puede dejarnos solo con un gran sentido de vacío. En aquellos momentos, empeñados con nosotros mismos a encontrar la lección más apta de dar a quien nos ha herido, arriesgamos literalmente de secarnos y estamos ciegos frente a todo aquello que tenemos alrededor, cosas buenas incluidas.

A menudo, entonces, no decir nada, ir más allá y practicar la indiferencia hacia quien de seguro no entenderá jamás nuestras razones es el mejor camino para preservar nuestra sacrosanta tranquilidad. Si es aquella la cosa de la cual, más de todas, tenemos necesidad, ¿porque no comenzar a ponerla en práctica de verdad? Además, se trata primero de todo de amarse a sí mismo, acto con la cual nos construimos la armadura más fuerte contra las personas que buscan de hacernos mal.

Cierto: no será siempre fácil adoptar este comportamiento, pero probar cambiar de estrategia, en medio a tantas desilusiones, de seguro no nos costará mucho. si lograramos nuestro intento, de hecho, felicidad y tranquilidad nos agradecerán.

Advertisement

Deja tu comentario!

x

Por favor accede para cargar un video

Registrate tramite Facebook con 2 simples click!
(Usamos Facebook solo para acelerar la registracion y NO publicaremos nada sobre tu exhibicion)

Accede con Facebook

¿Te gustó el Video?

Ponle "Me Gusta" para no perderte el mejor contenido de la red.

×

Ya soy fan, gracias