Tienen el mismo nombre y apellido, el mismo trabajo y son idénticos: se hacen un examen de ADN para ver si son hermanos

Patricia Zorzenon

19 Enero 2023

Tienen el mismo nombre y apellido, el mismo trabajo y son idénticos: se hacen un examen de ADN para ver si son hermanos
Advertisement

Se dice que en el mundo existen al menos siete dobles de cada uno de nosotros, pero ¿cuántas son las posibilidades de encontrarlos? Muy pocas. Sin embargo, dos jugadores de baseball, ambos lanzadores de la Minor League Baseball, no solo se parecen como dos gotas de aguas, ¡sino que tienen el mismo nombre y apellido! La increíble historia sucedió en los Estados Unidos: Brady Feigl tiene 32 años y es un jugador de los Long Insland Ducks. El otro Brady Feigl, en cambio, tiene 27 años y juega en Las Vegas Aviators. Los dos son pelirrojos, usan anteojos y son altos un metro ochenta.

via NYPost

Advertisement

Los dos se conocieron en el 2015, cuando ambos fueron confundidos después de haber sufrido la misma lesión en el codo. Ironía de la suerte, los dos fueron al mismo médico, el doctor James Andrews. Los dos se sometieron a una cirugía. Brady de 27 años llamó al médico y le explicó su problema. El doctor Andews le respondió: Pero ¿estás bromeando? Te traté hace seis meses por esa lesión".

"Es así que descubrí que éramos dos", contó el Brady más pequeño. Dos años después, el equipo de baseball de la Universidad de Mississippi le envió un mensaje de feliz cumplaños a la cuenta de Twitter de Brady de 32 años: "Al principio estaba confundido, luego me acordé del otro Brandy y aclaré el asunto", explicó. "Gracias por el mensaje, pero soy el Brady Fegl equivocado. Probablemente buscan a otro", respondió en Twitter. Curiosos por el exceso de coincidencias, los dos decidieron someterse a un examen de ADN para ver si efectivamente eran parientes.

En los últimos años, de hecho, los dos Brady forjaron una amistad, encontrando muchas cosas en común: se parecen también en la forma de expresarse o de actuar en determinadas situaciones. Siempre se preguntaron si tenían familiares en común, pero nunca encontraron a nadie. Por eso la decisión de someterse a un ADN para encontrar eventuales vínculos.

A pesar de las miles de coincidencias y el impresionante parecido entre los dos, el examen de ADN no mostró ningún vínculo biológico. Sin embargo, los dos se sienten muy unidos: "En un cierto sentido nos hemos convertido en hermanos", dijo Brady de treinta y dos años.

Advertisement