Madre de 4 hijos duerme en el auto para asistir a su esposo enfermo: desconocidos le regalan $10.000

Patricia Zorzenon

26 Junio 2022

Madre de 4 hijos duerme en el auto para asistir a su esposo enfermo: desconocidos le regalan $10.000
Advertisement

La vida muchas veces es injusta y nos tiene preparada batallas por las que hay que afrontar que parecen realmente demasiado grandes para cualquier persona. La familia de Jessica Reboredo sabe algo de esto: ella y su esposo Robert se casaron y tuvieron 4 hijos; han vivido con sencillez, con mil esfuerzos, pero siempre contentos de lo que habían obtenido de la vida, hasta el día en el que a Robert le diagnosticaron cáncer. Ninguno de ellos estaba preparado para afrontar una batalla similar, pero Jessica no se se echó hacia atrás y literalmente hizo todo lo posible para mantener a su familia. Afortunadamente, junto a ella estuvieron varias personas que la ayudaron concretamente en los momentos más difíciles.

via Youtube / FOX5 Las Vegas

Advertisement

Robert siempre trabajó como artesano de la madera, mientras que Jessica era mesera en un local de Las Vegas. Ambos siempre han trabajado muy duro para llevar la comida a la mesa y que no les falte nada a sus hijos. Su vida era feliz hasta el día en el que a Robert le diagnosticaron un cáncer que rápidamente se había extendido en los pulmones. Naturalmente, los médicos le aconsejaron que se hospitalizara inmediatamente, lo cual hizo.

Con un esposo en el hospital y muriendo en otra ciudad, en Los Ángeles, Jessica tuvo que hacer lo imposible para mantener su trabajo, cuidar a sus hijos y asistir a su esposo enfermo. Muchas veces, tuvo que dormir en el auto para limitar los desplazamientos entre una visita al hospital y otra, contando también con un presupuesto limitado. A pesar de todas estas dificultades, Jessica nunca se rindió y siempre afrontó todo con la sonrisa en su rostro, continuando para alimentar la esperanza de que Robert regresaría a casa.

Afortunadamente, gracias a su actitud alegre, Jessica siempre estuvo rodeada de amigos y personas que nunca se echaron hacia atrás cuando se trataba de ayudarla. Entre estas, estaba también su maestra de escuela primaria Kimberly, con quien la joven había mantenido un vínculo a través de los años. "Ella (Jessica) era dulce y amable, siempre quise tener una hija" explicó la maestra, "desde entonces permanecimos en contacto". Kimberly se había dado cuenta que Jessica estaba pasando por un momento realmente complicado y difícil, entre el pago de los gastos médicos y el riesgo de perder la casa familiar, entonces decidió ayudarla.

Un día, durante su habitual turno en el local, Jessica comenzó a sentir algo extraño: un cliente le había dejado una propina de $200, el cliente siguiente una de $300 y un tercer le había dejado hasta incluso $500. A sus generosos clientes inmediatamente les respondió agradeciéndoles, sin imaginar que las sorpresas aún no habían terminado.

Advertisement

Un equipo de televisón inmediatamente entró en el restaurante, sorprendiendo a Jessica que apenas podía contener sus lágrimas. En ese momento le dieron varios regalos: un cheque de $10.000, un auto nuevo y reservas aseguradas en un hotel de Los Ángeles para todas las veces que fuera a visitar a su esposo. Luego se descubrió que su ex maestra, Kimberly, había llamado a la televisión para tratar de ayudarla.

"No tenía idea de todo eso" dijo Jessica, "pensaba que era solamente mi familia y yo quienes estábamos afrontando todo esto. Tratando de mantener vivas todas nuestras esperanzas y sueños e intentando regresar a papá a casa. Lo más importante de todo es mantener la cabeza en alto y seguir sonriendo porque hasta que sigamos sonriendo, lo lograremos".

Lamentablemente, el 12 de agosto de 2016, Robert murió luego de una larga y difícil batalla contra el cáncer. En cualquier caso, se fue en paz, consciente de que muchas otras personas estaban cuidando de su esposa y de sus hijos.

Advertisement