Un barrendero interrumpe su trabajo para darle de beber a un caballo sediento: un gesto muy noble

Patricia Zorzenon

27 Agosto 2021

Un barrendero interrumpe su trabajo para darle de beber a un caballo sediento: un gesto muy noble
Advertisement

Todos los días pasan desapercibidos pequeños milagros. A veces hasta un simple gesto puede resultar un pequeño regalo del cielo. Un barrendero, de hecho, conmovió al mundo entero después de haber sido grabado durante un acto de extrema ternura: ayudar a un caballo en grave dificultad. Un comportamiento más único que raro dado que muchas personas hubieran pasado cerca del animal que sufría sin ni siquiera detenerse. Sin embargo, este pequeño gran ángel decidió permanecer al lado del pobre animal a pesar de que el trabajo lo llamara. ¡Esto es lo que sucedió!

via Son Noticia Boa

Advertisement

Un pequeño gran gesto

Un pequeño gran gesto

Ivanise Gasparim/Instagram

Nos encontramos en Belém do Pará, donde por las calles de esta ciudad brasileña sucedió un pequeño milagro. El calor abrasador es una constante en esta región, resistir varias horas bajo el sol ardiente no es tarea sencilla. De hecho, un caballo utilizado para trasladar materiales pesados, se detiene al costado de la calle sin poder cumplir con su deber.

El animal permanece solo un tiempo, mientras busca de todas las maneras encontrar las fuerzas para seguir adelante. Lo que solamente necesita es un sorbo de agua.

Ivanise Gasparim/Instagram

Precisamente en ese momento, aquí hay un barrendero ocupado en su trabajo. No le lleva mucho tiempo entender lo que estaba pasando y una vez que se acercó al animal entendió que lo único que había que hacer era darle de beber. Un gesto aparentemente sencillo que sin embargo resultó ser providencial.

El empleado de la limpieza, del cual ignoramos hasta ahora el nombre, fue visto por los transeúntes que no dudaron en grabar con los teléfonos la escena y publicar el video en las redes. ¡Un momento emocionante que no podía pasar desapercibido!

Advertisement

Lamentablemente, en algunas regiones brasileñas es conocida la explotación de los animales para remolcar carros y materiales pesados. Una actividad peligrosa para los caballos que corren el riesgo de morir por el cansancio o por la sed como en este caso. Sin embargo, en Río de Janeiro, una ley del 2016 prohibe la utilización de caballos y burros para remolcar carros, carruajes y mercancías. En otras regiones en cambio se está comenzando a estudiar alternativas y soluciones para favorecer a la maquinaria frente a los animales de remolque. Una tortura que corre el riesgo de convertirse en un problema para numerosos caballos.

Afortunadamente en este caso, el salvador sin nombre logró intervenir rápidamente y pudo salvar al caballo sediento. Un pequeño gesto que nos abre los ojos, enseñándonos cómo es suficientemente poco para hacer un pequeño milagro.

Advertisement