"Abuela, cuando llegues al cielo mándame muchos centavos": días después la nieta encuentra monedas escondidas en toda la casa - MiraQueVideo.com
x
"Abuela, cuando llegues al cielo mándame…
Un niño de 6 años le salva la vida a su maestra durante una lección La vendedora le regala un par de zapatos nuevos a un hombre anciano en dificultades que había entrado al negocio

"Abuela, cuando llegues al cielo mándame muchos centavos": días después la nieta encuentra monedas escondidas en toda la casa

16 Julio 2021 • Por Patricia Zorzenon
953
Advertisement

El amor que una abuela le puede inculcar a sus nietos es único; es cierto, el sentimiento que los padres del niño logran transmitir es inigualable, pero todos sabemos que la mayoría de los mejores recuerdos de nuestra infancia y de nuestra adolescencia están ligados al contacto y al tiempo que hemos transcurrido junto con el abuelo y la abuela. No sólo patriarcas de la familia, sino también parientes con tanta experiencia que nos han dejado como herencia en nuestro corazón lecciones de vida y perlas de sabiduría que siempre tendremos cerca nuestro.

Michelle McDougal, la mujer que ha contado con sus palabras la hermosa relación con la abuela que la llamaba cariñosamente "Nana", no ahorró en detalles que hicieron emocionar al mundo entero cuando decidió dar testimonio en Love What Matters con sus propias palabras el extraordinario gesto de la abuela dos días antes de que falleciera.

Aquí está la historia de Michelle: "Desde el primer día mi abuela y yo hemos tenido una relación muy cercana. Nací el día que ella cumplió 39 años en una fría mañana de diciembre. La primera de sus 7 nietos. Hemos compartido 45 cumpleaños juntos, generalmente con 2 tortas una al lado de la otra. Con los años hemos compartido muchas experiencias juntas. Viajes familiares en campamento, compras con las chicas los fines de semana, juegos de cartas alrededor de la mesa y la lista puede seguir y seguir. Pero mis momentos preferidos con mi abuela eran esos momentos tranquilos en donde podíamos simplemente sentarnos a hablar. En persona o por teléfono, hablábamos de todo.

Advertisement

Para mí ella era mi mundo, pero ese mundo se derrumbó cuando le diagnosticaron cáncer. Pero al verdadero estilo Nana, luchó duramente y después de 2 años recibió un certificado de curación. Entonces nos hemos quedado bastante sorprendidos cuando el doctor dijo que su cáncer había regresado y no había nada que podían hacer por ella. Mi madre, mi prima, mis dos tias y yo hemos pasado la noche turnándonos con Nana. He tenido muchas hermosas charlas con ella en estos últimos meses, pero hay una en particular que no olvidaré jamás.

La última buena noche de Nana fue cuando era mi turno de pasar la noche con ella. Hemos reido y comido comida china mientras mirábamos uno de sus programas preferidos; cuando terminamos, le sostuve la mano y le dije: "Abuela, cuando llegues al paraíso por favor mándame muchas monedas así sé que todavía estás cerca mio". Ella se rió y dijo: "Okay, Michelle". Mi abuela falleció 2 días después, la noche de Acción de Gracias.

Michelle finalmente contó en qué consistía la sorpresa "póstuma" que su abuela le había dejado para que descubriera por sí misma: "Inmediatamente después de su fallecimiento, comencé a encontrar monedas. No pocas, sino decenas y decenas de centavos. Esas decenas se transformaron en cientos y cientos de centavos. Mi madre bromeó y dijo: "Michelle, le deberías haber dicho que nos envíe billetes de veinte dólares". Pero los centavos para mí son perfectos porque es exactamente lo que le había pedido. Sonrío mientras tomo uno y susurro: "Gracias nana, ¡te quiero mucho!"

Advertisement

Encontré centavos en los lugares más extraños. Por ejemplo en una habitación que acababan de pasar la aspiradora, o por ejemplo en la ducha, o en una caja que contenía un adorno que yo le había regalado. Elegí quedarme con todos. Sabía que podía hacer algo especial con alguno de ellos, pero no estaba segura de qué. Mientras se acercaban los 4 años de su fallecimiento, finalmente entendía lo que quería hacer con mi dinero del cielo. Con la ayuda de mi esposo atornillé algunas tablas viejas del granero y comencé a pegar con cuidado cada centavo.

Los recuerdos de Nana inmediatamente inundaron mi mente mientras las lágrimas llenaban mis ojos: un corazón. Debía ser un corazón porque ¿qué más hay para simbolizar un amor tan profundo? Rápidamente saqué una carta que me había dado y la escaneé en la computadora. Mi esposo trazó cuidadosamente las palabras "Amor y besos Abuela". Mis ojos se me llenaron de lágrimas, pero mi corazón estaba lleno nada más que de amor."

Advertisement

¿Cuántos pañuelos han consumido mientras leían el emocionante testimonio de Michelle y de su maravillosa abuelita?

Advertisement

Deja tu comentario!

Advertisement
Advertisement
x

Por favor accede para cargar un video

Registrate tramite Facebook con 2 simples click!
(Usamos Facebook solo para acelerar la registracion y NO publicaremos nada sobre tu exhibicion)

Accede con Facebook

¿Te gustó el Video?

Ponle "Me Gusta" para no perderte el mejor contenido de la red.

×

Ya soy fan, gracias