La suegra demasiado intrusiva modifica el nombre del nieto mientras la madre estaba todavía en el hospital

por Patricia Zorzenon

03 Diciembre 2020

La suegra demasiado intrusiva modifica el nombre del nieto mientras la madre estaba todavía en el hospital
Advertisement

A veces las suegras pueden ser un grandísimo problema para la salud mental y la estabilidad psicológica de una pareja feliz. Aprensiva, siempre lista para dar una mano en la casa, quizás también demasiado, a veces sin el mínimo pudor y el sentido de la privacidad de los demás. Como la suegra protagonista de esta absurda historia que ha involucrado a una pareja y un bebé recién nacido de nombre Finley. ¿O quizás no? El hecho es que esta mujer parece haber traspasado cada límite...

via Slate

Advertisement
jessica wilson/Flickr

jessica wilson/Flickr

Una mujer que ha querido quedar en el anonimato ha contado la absurda historia que le ha sucedido mientras ella todavía estaba en la sala de parto y su bebé apenas había nacido, todo a sus espaldas. La mujer de hecho, ha descubierto que los documentos legales de su bebé no estaban totalmente correctos: la carta encabezada decía que su hijo se llamaba Finlay y no Finley como habían establecido ella y su marido, pero no era de hecho un error...

Sin embargo, luego de algunos meses, la nueva mamá ha descubierto que mientras todavía estaba en la sala de parto, su suegra y el hijo habían decidido de modificar el nombre del recién nacido en Finlay, no con la letra E, como prestableció la mamá y el papá. La mujer ha contado: "Su madre incluso ha mandado un regalo de Navidad a nombre de "Finlay" y cuando ha hecho un comentario a mi marido, ¡ni siquiera ha tenido la decencia de decírmelo! Me ha dejado continuar creyendo por dos meses que el segundo nombre de nuestro hijo estaba escrito Finley cuando legalmente no lo es!"

Advertisement
Pixabay

Pixabay

Hablando con el marido, la nueva mamá ha descubierto que la suegra había convencido al hijo en cambiar una vocal del nombre a su gusto, sabiendo perfectamente que la mujer prefería el nombre Finley, sin la A; todo este plan oscuro había sido probablemente inventado por la suegra a través del teléfono, visto que vivían a pocos metros de distancia hacía años. Lástima que el marido haya cedido demasiado facilmente ante su madre y que haya subestimado decididamente la furia de la esposa.

La mujer luego ha dicho: "Descaradamente me ha faltado el respeto a mi y al nombre que mi marido y yo habíamos elegido para nuestro hijo. Pienso de verdad que ha puesto el nombre modificado en su regalo de Navidad para golpearme, sabiendo que lo habría visto. Ha manipuleado a mi marido haciéndolo pensar que quizás era justo mentirme sobre algo tan serio como la ortografía del nombre de nuestro hijo".

Una suegra y una abuela más bien invasora, ¿no les parece también a ustedes?

Advertisement