El nieto restaura a escondidas el viejo auto del abuelo: cuando se lo muestra, él casi se desmaya de la alegría - MiraQueVideo.com
x
Navegando en esta pagina, aceptas el modo con el cual usamos los cookies para mejorar tu experiencia. para más informaciones Ok
x
El nieto restaura a escondidas el viejo…
Este hombre ha tenido una idea genial para plantar tomates en un jardín usando un balde de plástico La novia lo traiciona y le escribe una carta de disculpas: él se la reenvía con algunas correcciones en rojo

El nieto restaura a escondidas el viejo auto del abuelo: cuando se lo muestra, él casi se desmaya de la alegría

Advertisement

Un padre haría realmente todo para ver felíz a un hijo: sacrificios, consejos, cercanía, ayuda son todas cosas que entran en el espléndido rol de estas figuras insustituibles en la vida de cada uno, pilares fundamentales.

Si todo esto es verdad en lo que respecta a padres y madres, es igualmente cierto también para los abuelos. El vínculo que se crea entre un abuelo y un nieto es algo único y especial, tanto que también los mismos nietos viven y recuerdan a la familia "vieja" como personas gracias a las que logran formarse y crecer de la mejor manera. Lo saben bien Cam y Fred, nieto y abuelo protagonistas de la bella historia que estamos por contarles.

Los autos viejos, para muchos, son verdaderos "pedazos de corazón", objetos que nos hacen ver hacia atrás recordando cosas muy lindas, por "aventuras" vividas a bordo de ellos, o por la alegría que teníamos cuando los hemos comprado y usado. También para Fred es así: el hombre tiene un cariño muy grande por su Chevrolet Bel Air de 1957, un auto estupendo, un verdadero símbolo sobre ruedas de los años 50 en los Estados Unidos.

El abuelo de Cam compró el coche cuando tenía solamente 28 años. Los primeros autos, como muchos ya saben, no se olvidan jamás, y también para él ha sido así, ya que su hermoso Chevrolet permaneció ligado a muchos maravillosos recuerdos de la juventud. Con el paso de los años, sin embargo, el tiempo se ha hecho sentir también para este auto, una vez radiante y practicamente perfecto. El uso poco frecuente por parte de Fred ciertamente no ha podido mantener el auto "joven" como era antes en un tiempo.

Y es así cuando Cam decidió intervenir. Para el cumpleaños número 81 de su abuelo, del cual heredó la pasión por los motores, decidió de tomar su hermoso Chevy y restaurarlo completamente. En todos esos años, Fred no tuvo jamás el coraje de desecharlo o vender el coche pero, por varios motivos, no tuvo nunca ni siquiera la ocasión para arreglarla.

Advertisement

Entonces ha pensado su nieto Cam. El auto ha sido restaurado con su espléndida pintura roja oscura, y con muchísimos otros detalles no menos importantes. Con los ojos vendados, Fred fue conducido por el nieto para descubrir su especial regalo de cumpleaños. Inútil describir la emoción que ha sentido al ver su Bel Air brillante como en aquellos tiempos, como si recién hubiera salido de la fábrica. El hombre no lo podía creer, pero era verdad: Cam tuvo para con él un gesto hermoso demostrando, como si existiera la necesidad, de ¡cuanto es maravilloso el vínculo que une abuelos y nietos!

Advertisement

Deja tu comentario!

Advertisement
Advertisement
x

Por favor accede para cargar un video

Registrate tramite Facebook con 2 simples click!
(Usamos Facebook solo para acelerar la registracion y NO publicaremos nada sobre tu exhibicion)

Accede con Facebook

¿Te gustó el Video?

Ponle "Me Gusta" para no perderte el mejor contenido de la red.

×

Ya soy fan, gracias